Bastián es un niño bajo, asustadizo, deprimido y malo en la escuela. Pero todo eso lo compensa con su maravillosa afición a la lectura y su interminable imaginación. Una mañana, huyendo de los niños que lo molestaban, entra en la librería de un señor gruñón llamado Karl. Antes de que se diera cuenta de lo que hacía, Bastián se roba el libro del anciano y lo empieza a leer en un desván. Desde ese momento, se da cuenta de que no es un libro normal: los personajes parecen verlo y hablarle; hasta que al fin, se adentra en la historia para ayudar a un guerrero llamado Atreyu (con quien vivirá aventuras mágicas)  a salvar al reino Fantasía. Sólo entonces, Bastián deberá resolver también los misterios de su propia vida.